lunes, 28 de septiembre de 2009

Conociendo la Caritas in veritate

Hace un par de días he comenzado la lectura y reflexión de la nueva encíclica del Papa Benedicto XVI presentado en el día de los apóstoles Pedro y Pablo.

El título, Caritas in veritate, sobre el desarrollo humano integral en la caridad y la verdad pone de manifiesto la intención del pontífice de abordar temas actuales del mundo globalizado desde una profunda reflexión teológica. Un documento oportuno para nuestros días porque el Papa señala muchas situaciones que se producen en la realidad del mundo de hoy, situaciones que también cada uno de nosotros vive en su cotidianidad y que son oportunas de reflexionar.

Naturalmente el Papa utiliza un lenguaje particular en su encíclica que hace necesaria la relectura del documento en varios puntos para así poder comprender verdaderamente la intención de sus palabras, esta encíclica en particular da la impresión de haber sido compleja en su elaboración y muy completa en el abordaje de temas que dan como resultado una verdadera riqueza literaria por el pensamiento y reflexión social expuesto sobre lo que significa un verdadero desarrollo humano integral para el hombre.

¿Por qué le interesa a la Iglesia abordar temas del desarrollo humano en ámbitos como la política, la económica, la tecnología entre otros?...la respuesta la da el mismo Papa en la parte introductoria del documento señalando que “es responsabilidad de la iglesia en un mundo de continua expansión y progresiva globalización recordar que un verdadero desarrollo integral de la persona solamente es posible tomando conciencia en todo momento que el mayor y único valor primordial para el desarrollo es la persona y su integridad”, ese el objetivo que debería buscar todo desarrollo en todo campo y área que la misma persona busca e impulsa, algo así como que el desarrollo es para la persona y no la persona al servicio del desarrollo.



Más adelante el Papa afirma -cita textual-, “la iglesia no tienen soluciones técnicas que ofrecer y no pretende de ninguna manera mezclarse en la política de los Estados. No obstante tiene una misión de verdad que cumplir en todo tiempo y circunstancia a favor de una sociedad a medida del hombre, de su dignidad y de su vocación”.

Esta aclaración importante llega a responder a todos aquellos que en su momento señalaron que la Iglesia debería limitarse a rezar y no opinar sobre las políticas de los gobiernos.

Caritas in veritate, es una encíclica social de nuestro tiempo que además tiene una importante conexión con la encíclica del Papa Paulo VI, la “Populorum Progressio” escrita en 1967. Con una visión profética Paulo VI ya en el tiempo de la “guerra fría” plantea la importancia de un desarrollo que conecte a los pueblos en camino de desarrollo y los ya desarrollados.

La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) es el segundo documento que Benedicto XVI cita en reiteradas ocasiones recordando que “la caridad es la vía maestra de la doctrina social de la iglesia”.

En los primeros puntos de introducción el lector encontrará que el Papa explica la razón del titulo, “Caritas in veritate” que resulta tener un sentido fundamental que da razón a todo el documento.

Caritas que no es otra cosa que el amor, es la que debe guiar todas las acciones de la persona porque solamente a través de la caridad -don que Dios ha regalado al hombre- es posible comprender y construir un verdadero desarrollo humano de alcance universal, pero esta caridad debe ir de la mano de la verdad porque sin verdad –como lo señala el Papa-, la caridad puede caer en un mero sentimentalismo…la verdad libra a la caridad de ser un sentimiento frugal y la llena de contenidos relacionales y sociales. En otras palabras la caridad en la verdad conduce el camino a la comprensión y asimilación de los valores cristianos que harán posible la construcción de un verdadero desarrollo integral humano.

La encíclica que el Papa dirige a “todos los hombres de buena voluntad”, es un documento oportuno, original, notable en contenido y sin duda escrito con el amor que un padre tiene por sus hijos que permitirá comprender de mejor manera el mundo en el que vivimos, no es un documento dirigido solamente a los católicos sino a toda persona que crea que es posible a partir de sus reflexiones contribuir desde el espacio donde se encuentre a un desarrollo integral en su familia, trabajo, circulo de amigos y conocidos.

Por Carmen Bocángel
Periodista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada